Hablemos del color del vino

El color es una parte importante de su experiencia de cata de vinos, y lo que le dice va más allá del rojo, blanco o rosado. 

Cuando te sirvas tu próxima copa de vino, te invito a observar estas sencillas cuestiones:

El color del vino es tu primer indicador de sabor.

En pocas palabras, da una idea de lo que está por venir. Si un vino blanco tiene un color amarillo pálido con un ligero tono verde, puede esperar que sea ligero. Si inclinas tu copa de vino tinto sobre un trozo de papel blanco y no puedes ver tus dedos a través del vino, probablemente será muy concentrado y con mucho cuerpo, es allí cuando habla en primera persona el color del vino.

El color proviene de las pieles.

Cuando presionas o exprimes casi cualquier uva, incluso las negras, el jugo está en algún lugar entre incoloro y dorado. Un ejemplo perfecto es el famoso champán ligero . A menudo se hace con uvas más oscuras como Pinot Noir y Pinot Meunier.

Luego del prensado de las uvas, quedan jugo y las pieles. Si está haciendo un vino blanco, quite rápidamente las pieles para que no agreguen color. Si está haciendo algo más, entonces las pieles pueden colgar en ese jugo. Entonces el color puede filtrarse de las pieles (y tallos y semillas). Los profesionales del vino llaman a esto maceración.

Para un color más profundo, macerar desde unos días hasta algunas semanas. Cuanto más tiempo permanecen las pieles con el jugo, más intenso es el color rojo. Y si se trata de una uva de piel gruesa como Malbec , Syrah o Nero D’Avola de Sicilia, el vino se volverá aún más oscuro.

El color y los taninos están relacionados

Además del pigmento, las pieles de las uvas rojas también tienen taninos. Los taninos son los que hacen sentir la lengua cuando bebes vino tinto. Si quieres mucho tanino en tu vino, deja las pieles más tiempo; el color más oscuro tiende a igualar a los taninos más altos .

Además de contribuir al sabor, los taninos ayudan a que el vino envejezca adecuadamente , pero incluso ellos no pueden evitar que se envejezca demasiado. El color cambia a medida que los vinos envejecen. Los vinos blancos generalmente no están hechos para durar mucho y se volverán opacos y más anaranjados con el tiempo. Los rojos se vuelven más marrones y eventualmente también comienzan a verse aburridos. En ese punto, pueden ser demasiado viejos para beber.

Deja un comentario