Saltar al contenido
Portada » ¿Cómo controlar la histamina?

¿Cómo controlar la histamina?

    Cuando el clima cálido de la primavera trae pasto verde y flores de colores, también puede traer alergias. A medida que aumentan los niveles de polen, es posible que experimentes picazón en los ojos y lagrimeo, entre otros síntomas como el moqueo en la nariz o los inoportunos estornudos.

    Habitualmente echamos la culpa de todo esto al polen, pero estas reacciones son el resultado de la histamina. A continuación, analizaremos las características de este componente que puede ser perjudicial para algunas personas con alergias estacionales, por ejemplo. Mientras que muchos optan por recurrir a los antihistamínicos, en este artículo encontrarás alternativas naturales, como los suplementos para el apoyo del sistema respiratorio y el fortalecimiento de las defensas y células del cuerpo, entre otras opciones.

    ¿Qué es la histamina?

    Se trata de un derivado químico del amoníaco llamado amina que se forma cuando el cuerpo descompone el aminoácido histidina. Esta se encuentra en casi todas partes: plantas, animales, veneno de insectos e incluso en las personas.

    Respecto a este último punto, si nos centramos en nuestro cuerpo, la histamina se encuentra en dos tipos de glóbulos blancos: basófilos y mastocitos, que median las respuestas inflamatorias y alérgicas. Sin embargo, la histamina no solo espera la oportunidad de aparecer en la temporada de alergias, ya que su amplia gama de funciones afecta a varios sistemas del cuerpo.

    Funciones de la histamina

    Las células del cuerpo tienen receptores de histamina, que pueden ser de cuatro tipos, etiquetados desde H1 a H4. Cada receptor está asociado con una función de histamina o respuesta biológica diferente. En una reacción alérgica, los receptores H1 se activan y desencadenan una cadena de eventos.

    Concretamente, esto es lo que puede suceder cuando aumentan los niveles de polen de primavera:

    • El sistema inmunitario reconoce el polen como un invasor extraño, un antígeno.
    • Los mastocitos liberan una gran cantidad de histamina en respuesta.
    • La histamina aumenta la permeabilidad capilar, facilitando la filtración del líquido hacia los tejidos circundantes.
    • Ojos llorosos, secreción nasal u otros síntomas de alergia.

    Por el contrario, la histamina no siempre provoca reacciones desagradables. Algunas de sus funciones pueden servir de apoyo:

    • Contracciones del músculo liso en órganos como los pulmones, el estómago y el útero.
    • Dilatación de vasos sanguíneos.
    • Aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos.
    • Comunicación entre el hipotálamo, la médula espinal y los nervios de todo el cuerpo.
    • Estado de alerta y regulación del ciclo sueño/vigilia.
    • Respuestas inflamatorias en lesiones y enfermedades.

    Vínculo entre la histamina y el sistema intestinal

    Durante la digestión, la histamina hace que las células parietales del estómago secreten ácido gástrico. Una vez que el ambiente del estómago alcanza el pH correcto, se detiene la liberación de histamina. Este proceso es esencial para una digestión óptima.

    Por otro lado, más abajo en el intestino, hay bacterias con la capacidad de liberar histamina por sí mismas. Aunque no se sabe mucho acerca de estas bacterias, las personas con SII y EII tienen niveles más altos en el intestino que las personas sanas. Los pacientes con SII también tienen más mastocitos y niveles más altos de histamina en general. Esto puede resultar en una mayor frecuencia y gravedad de los síntomas cuando los mastocitos liberan grandes cantidades de histamina cerca de los nervios del colon.

    Además, una mayor cantidad de mastocitos y niveles más altos de histamina también están presentes en los intestinos de las personas con alergias alimentarias. Sin embargo, no se han realizado suficientes estudios para determinar si los tratamientos con antihistamínicos pueden ser una forma adecuada de tratar las alergias alimentarias o los síntomas del SII.

    Histamina Suplementos

    Controlar las reacciones de histamina de manera natural

    La solución más obvia es evitar los alérgenos que provocan la liberación de histamina. Esto puede ser casi imposible cuando el nivel de polen es alto, por lo que la mejor opción puede ser recurrir a suplementos a base de vitaminas y nutrientes que actúen como bloqueadores de histamina naturales.

    • Vitamina C con bioflavonoides.
    • Bromelina, enzima que se encuentra en la piña.
    • Quercetina, compuesto que se encuentra en manzanas, té verde, bayas, brócoli, etc.

    En otro orden de cosas, usar un enjuague nasal con solución salina una o dos veces al día también puede ayudar a reducir los síntomas de la alergia. No bloquea la histamina, pero puede aliviar la congestión y calmar la inflamación en las fosas nasales.

    Estas son algunas de las opciones naturales para evitar los antihistamínicos, siempre que tu médico haya dado el visto bueno. Debes saber que la histamina actúa todos los días, tanto en personas alérgicas como en aquellos que no lo son. Las alergias estacionales son solo el resultado de una de las muchas funciones de este compuesto. Todas ellas son importantes para un organismo sano y fuerte.

    Referencias

    1. Fabisiak A, Włodarczyk J, Fabisiak N, Storr M, Fichna J. Targeting Histamine Receptors in Irritable Bowel Syndrome: A Critical Appraisal. J Neurogastroenterol Motil. 2017 Jul 30;23(3):341-348.
    2. Smolinska S, Jutel M, Crameri R, O’Mahony L. Histamine and gut mucosal immune regulation. Allergy. 2014 Mar;69(3):273-81.
    3. Mou Z, Yang Y, Hall AB, Jiang X. The taxonomic distribution of histamine-secreting bacteria in the human gut microbiome. BMC Genomics. 2021 Sep 26;22(1):695.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    tres + dos =