Saltar al contenido
Portada » Dieta de desintoxicación para mejorar tu digestión y estado de ánimo

Dieta de desintoxicación para mejorar tu digestión y estado de ánimo

    ¿Sientes como el cansancio se apodera de ti? ¿Es habitual la fatiga y la hinchazón en tu rutina? Tal vez necesites seguir un plan de desintoxicación para que tu organismo se sienta aliviado y confortable. Realmente, no existe una definición estándar de lo que implica una desintoxicación, por lo que realmente depende de cómo la abordes.

    A continuación, veremos formas saludables y seguras que te ayudarán a recuperar una digestión saludable, con la posibilidad de elevar tu estado de ánimo y energía.

    ¿Qué es una dieta de desintoxicación?

    Los signos que nos avisan de que algo no funciona bien en nuestro cuerpo suelen ser comunes, como el detrimento de la energía, la confusión mental, los cambios de humor, la distensión abdominal, o ciertos problemas de la piel. Incluso si llevas una dieta generalmente saludable y eres activo de forma regular puedes sufrir estos síntomas. Esto se debe a la exposición a productos contaminantes o químicos.

    Puede resultar complicado seguir a diario una dieta completamente orgánica basada en alimentos integrales. No obstante, es importante cuidar la alimentación, ya que, de lo contrario, tu cuerpo podría entrar en contacto con pesticidas, metales pesados y otros compuestos potencialmente dañinos. Estos contaminantes de los que hablábamos anteriormente no se encuentran solamente en algunos alimentos procesados y llenos de azúcares, también están en el aire que respiras o incluso en el agua que bebes.

    El objetivo de la dieta detox es librar a tu organismo de estos compuestos problemáticos recurriendo a nutrientes saludables y naturales. Además, hoy en día puedes completar tu régimen con suplementos alimenticios que aportan importantes propiedades depurativas.

    El mejor momento para la limpieza del organismo

    Vamos a enumerar una serie de factores que pueden afectar a las personas que necesitan una desintoxicación para mejorar su condición general en el ámbito de la salud. Si te encuentras en alguno de los siguientes supuestos te recomendamos que cambies tus hábitos y comiencen un plan de depuración con la ayuda de un profesional de la salud:

    – Si comes regularmente alimentos procesados.
    – Si tu ingesta de verduras y frutas frescas es baja.
    – Si consumes alcohol y/o fumas de manera habitual.
    – Si no practicas ejercicio físico y eres mayormente sedentario.
    – Si frecuentemente te encuentras estreñido.
    – Si tomas medicamentos que interfieren con la digestión y el sueño.
    – Si sueles utilizar productos de cuidado personal que contienen fragancias, colorantes u otros productos químicos.
    – Si padeces trastornos del sueño o estrés constante.

    Depura tu cuerpo de forma segura y saludable

    A rasgos generales, mejorar aspectos en tu dieta y estilo de vida es la mejor manera de maximizar el potencial de eliminación de toxinas de tu cuerpo. Por lo tanto, debes seguir una “dieta limpia” rica en nutrientes que contengan antioxidantes, probióticos y fibra. Esto podría ser un buen comienzo y una base importante para respaldar tus sistemas digestivo e inmunológico.

    Dieta de desintoxicación – Pasos a seguir

    1. Evita el alcohol y el azúcar
    Acostúmbrate a beber agua y otros líquidos a lo largo del día. No recurras al alcohol ni a las bebidas azucaradas de forma automática, opta por té de hierbas, caldo de huesos, zumo recién exprimidos o incluso café, siempre con moderación.

    Por otra parte, concéntrate en satisfacer tu gusto por lo dulce con cosas como fruta fresca o chocolate negro, pero evita las golosinas, helados, yogures azucarados y otros “antojos” similares.

    2. Cambia de aceites refinados a grasas saludables
    La gran mayoría de los alimentos procesados contienen grasas y aceites vegetales refinados y baratos que están relacionados con malos resultados para la salud, especialmente relacionados con el sistema cardiaco.

    Por lo tanto, te recomendamos elegir grasas más saludables para tus aderezos, como aceite de oliva. También puedes obtener estas grasas beneficiosas para tu salud de productos como aguacate, nueces, semillas, salmón y huevos.

    3. Come más fibra
    La fibra ayuda a “alimentar” bacterias probióticas saludables que viven en tu intestino. Asimismo, puede ayudar a mantener niveles saludables de colesterol. Esto significa que si añades más fibra a tu dieta mejorarás tu sistema intestinal y apoyarás la depuración de tu organismo.

    Se recomienda tomar alrededor de 30 gramos por día, recurriendo a verduras, frutas, nueces, semillas, granos integrales, frijoles y legumbres.

    4. Recurre a los probióticos
    Los alimentos fermentados o cultivados son beneficiosos para promover la desintoxicación. Pueden servir de ayuda los suplementos probióticos, con capacidad para aumentar la cantidad de bacterias buenas en el microbioma intestinal.

    Ideales también para reforzar la absorción de nutrientes y mejorar la función inmunológica. Obtén probióticos de alimentos como yogur, kéfir, chucrut, kimchi y kombucha.

    5. Equilibrio entre el ejercicio físico y el descanso
    Tu piel expulsa bacterias a través de tus glándulas cuando sudas, por lo que un entrenamiento desafiante es una buena manera de estimular los mecanismos de desintoxicación de tu piel. El ejercicio también aumenta la circulación, aporta más energía a las células, ayuda a los pulmones a eliminar el dióxido de carbono, reduce el estreñimiento y ayuda a que el sistema linfático elimine las toxinas del cuerpo con mayor facilidad.

    Además de estar activo durante el día, dormir lo suficiente ayuda a recuperar la energía y mantener el cerebro y el sistema inmunitario en plena forma. Es aconsejable dormir entre 7 y 9 horas cada noche, esto te ayudará a prevenir problemas de concentración, antojos de azúcar e inmunidad comprometida.

    Referencias

    Klein AV, Kiat H. Detox diets for toxin elimination and weight management: a critical review of the evidence. J Hum Nutr Diet. 2015 Dec;28(6):675-86.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *