Saltar al contenido
Portada » Los prebióticos podrían aportar más beneficiosos para el microbioma intestinal que los probióticos

Los prebióticos podrían aportar más beneficiosos para el microbioma intestinal que los probióticos

    A medida que la salud intestinal sigue estando en el centro de la salud general, han surgido nuevos conocimientos sobre los beneficios y la eficacia de los prebióticos y probióticos. Debes saber que tomas suplementos a base de cepas probióticas tan solo apoyará tu sistema intestinal si se encuentra comprometido. En cambio, los prebióticos no son específicos, ya que tienen la capacidad de crear un ambiente muy saludable para que crezcan todas las bacterias buenas.

    Esto no significa que unos sean “peores” que otros. Es reseñable la importancia de tomar probióticos en algunas etapas de la vida, especialmente en mujeres desesperadas, niños e incluso en personas con problemas gastrointestinales o con algún tipo de intolerancia. No obstante, la ciencia demuestra que tener una dieta rica en prebióticos impulsa la abundancia de microbiomas en general.

    Beneficios de los prebióticos

    Los prebióticos son candidatos adecuados para la producción a escala y en masa, ya que son seguros, fáciles de aislar y no se degradan fácilmente. Estamos ante otra diferencia importante entre estos dos componentes, puesto que los probióticos son muy difíciles de mantener con vida, por lo que presentan mayores problemas o inconvenientes para alcanzar el tracto digestivo.

    Concretamente, los prebióticos son difíciles de comprometer, ni siquiera el sistema digestivo puede descomponerlos. Por el contrario, los probióticos son sensibles y mueren fácilmente. Esto significa que los primeros destacan por su fortaleza, resistiendo a prácticamente todo tipo de entornos y temperaturas.

    Alimentos fermentados que apoyan la salud intestinal

    Uno de los más populares y recomendados entre los expertos es la kombucha fermentada. Este tipo de alimentos están compuestos por prebióticos, probióticos y posbióticos, por lo que su riqueza es grandiosa. Su impacto en el intestino, y en la salud en general, es notorio, por lo que se aconseja incluir regularmente alimentos fermentados en la dieta.

    Por el contrario, es fundamental leer la etiqueta de cualquier producto fermentado que compremos, ya que los azúcares, colorantes o conservantes que incorporan algunos alimentos hacen que el efecto deseado juegue en nuestra contra. También puedes recurrir a un nutricionista o un profesional de la salud para que te asesore sobre las mejores opciones, entre las que puedes encontrar suplementos prebióticos o probióticos de la más alta calidad.

    Cómo proteger tu intestino

    Los probióticos pueden generar un beneficio realmente impactante para el bienestar de tu microbioma. Sin embargo, no todo se reduce a tomar una pastilla o un alimento determinado. A rasgos generales, los probióticos son organismos vivos que pueden llegar hasta el intestino, pero tu sistema intestinal debe necesitar estas bacterias para que sean aceptadas de manera adecuada por tu cuerpo. Además, se estima que cerca del 80% de los probióticos mueren antes de alcanzar el tracto digestivo.

    En este sentido, nuestro organismo alberga más de 3000 cepas diferentes, teniendo en cuenta las que habitan en el sistema intestinal. Cuando existe un desequilibrio en una de ellas puede causar estragos en la salud general. Para acabar con estas molestias, lo ideal es tomar la cepa específica, por lo que es necesario consultar con un profesional en el área.

    Respecto a los prebióticos, son alimento para las bacterias intestinales. Cuando los consumidores comen una variedad de prebióticos, hay muchas posibilidades de que estén comiendo el “alimento” que una bacteria desequilibrada necesitaría para volver a los niveles normales.

    Referencias

    1. Sanders ME, Merenstein DJ, Reid G, Gibson GR, Rastall RA. Probiotics and prebiotics in intestinal health and disease: from biology to the clinic. Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2019 Oct;16(10):605-616.
    2. Holscher HD. Dietary fiber and prebiotics and the gastrointestinal microbiota. Gut Microbes. 2017 Mar 4;8(2):172-184.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *